Posteado por: franciscopastor | marzo 17, 2014

Que el conflicto de Crimea no empañe el turismo

la foto

La Plaza Roja de Moscú parece hecha para los desfiles militares. Los edificios del Krenlim, la enorme explanada, la catedral de San Basilio… todo está diseñado para avasallar al espectador, para hacerlo pequeño.  El año pasado tuve la oportunidad de presenciar un desfile de veteranos del Ejército ruso y es una experiencia inenarrable. Espero, por tanto, no tener que vivirla en un clima prebélico porque la Feria Internacional de Turismo de Moscú (MITT) llega en este año con los ánimos más que caldeados debido a la situación creada en Crimea.

Confiemos en que finalmente las aguas vuelvan a su cauce y en Moscú podamos hablar desde mañana sólo de lo que nos interesa, de turismo. Málaga, desde luego, acude con muy buenas perspectivas turísticas. Y es bueno que así siga siendo.  Porque se ha trabajado mucho para que el mercado ruso elija nuestra ciudad como lugar para sus escapadas culturales. De hecho, durante toda esta semana, los técnicos de promoción del Área de Turismo mantendrán una veintena de citas profesionales con agentes de viajes, touroperadores especializados en turismo cultural, responsables institucionales, periodistas y directivos de compañías aéreas. Además, durante la MITT el concejal de Cultura, Turismo y Deporte, Damián Caneda, mantendrá sendas reuniones con el director general de TUI Rusia, Melen Ulutürk, y el director general de Odeon Tour, Kerem Otag.

Igualmente, el edil aprovechará su estancia en la principal feria del mercado ruso para firmar sendos acuerdos de colaboración con los touroperadores especializados en turismo cultural Versa y Vremia Tour, mayorista éste último que desde el año pasado incluye la oferta de Málaga como destino urbano en sus catálogos. La agenda institucional incluye también un encuentro con el director del Instituto Cervantes en Moscú, José María de Segarra, y un encuentro en la Embajada de España en Moscú, además de una cena con las autoridades turísticas de San Petersburgo.

La MITT de Moscú se ha consolidado en sus últimas ediciones como un importante punto de encuentro para la industria turística y una buena oportunidad para establecer contactos profesionales. Según las previsiones de la organización de la feria, que se celebra en el centro de exposiciones Krasnaya Presnya, por este evento pasarán este año más de 85.000 visitantes, la mayoría de ellos profesionales de Moscú y de la región central de Rusia.

En la edición de este año estarán presentes más de 3.000 expositores de 190 países y regiones de todo el mundo, que podrán mostrar su oferta turística en un espacio de más de 50.000 metros cuadrados. El Área de Turismo del Ayuntamiento de Málaga participará en esta importante feria bajo el paraguas de Turismo Andaluz, que a su vez se integrará en el expositor de Turespaña, de aproximadamente 450 metros cuadrados.

Viajes de familiarización
Éstas no serán las únicas acciones dirigidas al mercado ruso este mes. De hecho, entre los días 24 y 28 de marzo el Área de Turismo colabora con Turkish Airlines en la realización de viaje de familiarización para agentes de viajes de Rusia que recorrerá las ciudades de Málaga, Sevilla, Granada y Cádiz. En esta acción participarán 22 agentes de viajes de las ciudades rusas desde las que vuela esta compañía vía Estambul: Astragán, Ekaterinburgo, Kazán, Moscú, Novosibirsk, Rostov, Sochi, San Petersburgo y Ufa.

Este viaje es la acción promocional estrella de Turkish Airlines, puesto que la compañía ve mucho potencial en el mercado ruso. El viaje estará enfocado a mostrar a los agentes rusos todos los recursos turísticos orientados al turista de alto poder adquisitivo: hoteles de máxima categoría, lujo, compras, cultura, espectáculos, etc.

Por otra parte, entre el 24 y el 27 de abril el Área de Turismo organizará un nuevo viaje de familiarización para agentes de viajes de Versa, uno de los principales operadores culturales del norte de Rusia. Esta acción promocional permitirá mostrar la oferta turística de la ciudad a una veintena de agentes que trabajan en la región de San Petersburgo.

Plan de acción en Rusia
El Área de Turismo del Ayuntamiento de Málaga está desarrollando a lo largo del presente año un gran número de actividades de promoción en el mercado ruso, entre las que se incluyen varios viajes de familiarización, asistencia a ferias profesionales y jornadas de comercialización. Además, el próximo mes de septiembre el Ayuntamiento de Málaga volverá a celebrar una acción promocional en San Petersburgo, como ya hizo también en mayo de 2013 y en noviembre de 2012, coincidiendo con el partido de la Champions League que el Málaga CF disputó en esa ciudad.

Los planes de acción de los últimos años siempre han incluido acciones en el mercado ruso, obedeciendo a la potencialidad del mercado, incluso en los momentos en los que el turismo ruso descansaba en una marcada estacionalidad y muy centrado en el turismo vacacional y donde Málaga Ciudad era más bien conocido como destino para el segmento idiomático, además de su aeropuerto. En todas las acciones de promoción, el Área de Turismo del Ayuntamiento de Málaga ha contado siempre con la colaboración de Turespaña, a través de la Oficina Española de Turismo (OET) de Moscú. franciscompastor@gmail.com

Posteado por: franciscopastor | febrero 10, 2014

Málaga, una ciudad para todos los turistas

04 NOCTURNA-ATARDECER GIBRALFARO

Ubicada en el sur de España, la ciudad de Málaga es la capital de la Costa del Sol, uno de los destinos turísticos más importantes del mundo, que cada año atrae a casi nueve millones de turistas. Pero Málaga es, además, un destino en sí misma. La capital cuenta con un patrimonio natural, de zonas marítimas, parajes protegidos y parques y jardines, que conforma unas señas de identidad únicas en su entorno, así como un vasto tesoro cultural que convierte Málaga en una ciudad extraordinaria, en la que confluyen 3.000 años de historia.

Málaga es una ciudad en la que, además de su excelente costa y su clima excepcional, se puede disfrutar de una amplia oferta de ocio durante todo el día gracias a una política que en los últimos años ha tenido en el turismo y la cultura sus dos pilares fundamentales.

Uno de los aspectos determinantes en los que se sustenta esta apuesta de la ciudad de Málaga por el turismo cultural es la fuerte revitalización que ha experimentado el Centro Histórico de la ciudad en los últimos años. Y es que es esta zona la concentra la mayor parte de los atractivos turísticos y culturales de Málaga: la Catedral, el castillo de Gibralfaro, la Alcazaba, el Teatro Romano, el Museo Picasso, la Casa Natal del genial pintor, el Museo Carmen Thysssen, el Centro de Arte Contemporáneo o el futuro Museo de Bellas Artes son sólo algunos de los atractivos que el turista podrá disfrutar en pleno centro de Málaga.

Pero no sólo el Centro se ha beneficiado de esta recuperación. Si en el año 2000 Málaga contaba con ocho museos, actualmente son una treintena los espacios museísticos abiertos en la ciudad. A los ya citados anteriormente, habría que sumar centros temáticos de la importancia del Museo del Automóvil, el Museo Interactivo de la Música, el Museo del Vidrio y el Cristal o el Museo de las Cofradías de Semana Santa.

La transformación de la ciudad ha permitido que Málaga sea hoy un destino de gran importancia en toda España, que atrae cada año a casi cuatro millones de visitantes (entre turistas y excursionistas), a los que habría que sumar los casi 600.000 cruceristas, los más de 16.000 estudiantes que llegan a la ciudad con el firme propósito de aprender español o más de 55.000 congresistas. En este sentido, puede afirmarse sin ninguna duda que Málaga es hoy un destino multisegmento, capaz de satisfacer la demanda de todo tipo de visitantes. No en vano, además estos segmentos ya consolidados, la ciudad está apostando también por otros segmentos que pueden servir de complemento a su oferta, como el turismo natural o el de golf. La ciudad puede presumir, de hecho, de contar con dos parajes naturales, como el Parque de la Desembocadura del Guadalhorce o el de los Montes de Málaga, y otros tantos campos de golf dentro de su término municipal.

Málaga es una ciudad ideal para la celebración de congresos, incentivos y reuniones, ya que su oferta cuenta con un gran valor añadido: Málaga es una ciudad moderna, cosmopolita, en la que se aúnan la cultura, la naturaleza y las actividades de todo tipo. En este sentido, la ciudad cuenta con las más modernas instalaciones. El Palacio de Ferias y Congresos consolida la calidad de esta oferta, pero a este importante recinto hay que unirle también la alternativa de diversas sedes especiales, que van desde uno de los jardines botánicos más importantes de Europa a edificios históricos de todo tipo o museos de relevancia internacional. Igualmente, la ciudad cuenta con unas instalaciones portuarias únicas, que hacen de Málaga el segundo puerto de la Península en número de barcos de cruceros, sólo por detrás de Barcelona.

La verdadera dimensión de este fenómeno crucerístico en Málaga se calibra cuando se tiene en cuenta la serie histórica, que nos ofrece un incremento del 230% en sólo siete años, al pasar de 204.500 pasajeros en 2005 a 651.000 pasajeros en 2012. A ello hay que añadir el hecho de que la ciudad se convirtiera en 2008 en importante puerto base para la salida y llegada de rutas por el Mediterráneo y el Atlántico: el 35% del tráfico total de cruceros de Málaga durante el año pasado se debió a las operaciones de los cruceros con base en Málaga. Respecto a los ingresos generados por el gasto de los cruceristas, Málaga obtuvo un impacto directo de 37,8 millones de euros en 2012, lo que supuso un 8,35% del total de ingresos realizados por los cruceristas en España.

También en turismo idiomático, Málaga es uno de los principales destinos de España. Miles de estudiantes –principalmente británicos, alemanes o nórdicos, pero cada vez más rusos, turcos y chinos- llegan cada año a la ciudad con el firme propósito de aprender la lengua de Cervantes. No en vano, la Universidad de Málaga fue uno de los primeros centros de España en ofrecer cursos de español para extranjeros en 1947. Hoy, casi setenta años después, una veintena de escuelas se han especializado en este tipo de enseñanza. Algunas de ellas, como Malaca Instituto, han alcanzado tal grado de prestigio que hasta en cinco ocasiones consecutivas han sido galardonadas como la mejor escuela del mundo para aprender idiomas.

Indudablemente, este crecimiento turístico ha tenido también su repercusión en la planta hotelera de la ciudad. Hace diez años Málaga contaba con siete hoteles de tres estrellas y otros tantos de cuatro. Hoy hay más 19 hoteles de tres estrellas, veinte de cuatro, uno de cinco y varios más en proyecto. De esta forma, la ciudad tiene a día de hoy más de 10.000 camas hoteleras y se ha convertido, además, en un destino idóneo para las compras o el disfrute de la gastronomía.

Málaga, consolidada como el destino urbano de España que más crece, no tiene los problemas de estacionalidad de otras ciudades costeras. De hecho, la ciudad recibe turistas durante todos los meses del año. Sin embargo, dos grandes fiestas, la Semana Santa y la Feria, son habitualmente los grandes focos de atracción turística. Los históricos desfiles procesionales de la ciudad registran cada año casi 300.000 visitas turísticas, lo que genera en Málaga un impacto económico cercano a los 24 millones de euros. Mayor aún es el impacto de la Feria, que se celebra cada año en la tercera semana de agosto para conmemorar la incorporación de Málaga a la Corona de Castilla. Los últimos estudios cifran en 337.000 el número de visitas turísticas (entre turistas y excursionistas) que se reciben durante los festejos, que tienen un impacto económico en la ciudad de unos 37,5 millones de euros.

Evidentemente, para alcanzar estas cotas de éxito turístico ha habido que realizar un intenso trabajo por parte de todos los actores implicados en el desarrollo del turismo de la ciudad. El plan director de Turismo, aprobado por el Foro de Turismo de la ciudad, en el que están presentes todos los empresarios y agentes sociales, tiene actualmente en marcha más de 200 acciones promocionales cada año en más de una treintena de países de todo el mundo para lograr que el nombre de la ciudad de Málaga llegue a todos los potenciales visitantes. Para ello, el plan director apuesta de forma especial por las acciones de marketing y promoción on line, la prospección comercial en los llamados países emergentes, la consolidación de los mercados internacionales tradicionales, la estabilización del mercado nacional, la potenciación del turismo de cruceros, las acciones promocionales en destino y las alianzas estratégicas con los principales actores del sector turístico. El conjunto de las acciones supone la realización de más de mil contactos profesionales.  franciscompastor@gmail.com

Posteado por: franciscopastor | febrero 6, 2014

La Copa del Rey, una apuesta decidida por el turismo deportivo

unicajalaboral10.jpg

El turismo y el deporte son elementos clave en la cultura de nuestro tiempo. Ambos fenómenos son capaces de mover a millones de personas de todo el mundo. No hay más que ver la capacidad de atracción que cada domingo tienen los partidos de fútbol o cómo los grandes eventos deportivos -no importa que sean unos Juegos Olímpicos, una Copa Davis o un Mundial- son capaces de paralizar a la sociedad. Estos mismos días estamos viendo cómo la celebración en Málaga de la Copa del Rey de Baloncesto es capaz de llenar los hoteles de nuestra ciudad. 

No en vano, estos eventos pueden ser un aliado importante del turismo: las personas que acuden a un determinado lugar ya sea como espectadores ya como participantes de un determinado acontecimiento deportivo son, al mismo tiempo, turistas que se alojan en hoteles, comen en restaurantes y disfrutan en su tiempo libre de la oferta de cultura y ocio que le ofrezca la ciudad. Uno de los mejores ejemplos de que esto es así lo tenemos en nuestro propio país: los Juegos Olimpicos de 1992 marcaron el inicio de la conversión de Barcelona en uno de los destinos turísticos urbanos más importantes de Europa.

De hecho, hace ya mucho tiempo que la Organización Mundial del Turismo (OMT) constató que los grandes acontecimientos deportivos han de ser concebidos y planificados como grandes eventos turísticos. De hecho, estos acontecimientos tienen dos vertientes turísticas: por un lado, están los participantes, acompañantes, organizadores, espectadores, etc., que durante sus estancias en la ciudad que acoge el evento generan ingresos económicos y se hacen una idea del lugar como destino turístico. Además, durante estos eventos los medios de comunicación tienen un papel importante como transmisores de la imagen del destino. La segunda vertiente es el turismo una vez celebrado el evento: un destino que se ha dado a conocer a través del deporte puede beneficiarse de él de forma importante, atrayendo a nuevos turistas. El deporte y el turismo son actividades de enorme envergadura económica, en las que es posible generar beneficios de múltiples formas. Del turismo generado por los eventos deportivos se beneficia todo el sector: el transporte, los hoteles, la restauración, el comercio, la oferta cultural y de ocio, las agencias de viajes y los touroperadores.

Hay que hacer, por otro lado, una consideración interesante. Cuando hablamos de turismo y deporte no nos estamos refiriendo sólo a los grandes eventos; también hay que hablar de la práctica deportiva. Las vacaciones son un momento de evasión, a través del descubrimiento del mundo, de los demás, y un momento de regeneración, ideal para descubrirse nuevamente, reconciliarse consigo mismo y con los demás, descubrir cosas nuevas, recobrar la forma y practicar un deporte. Sumando estas dos caras de la misma moneda, el resultado es espectacular: el turismo deportivo supone el 32% de la insdustria turística global, según los datos que maneja la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Tengamos en cuenta que sólo en Europa el 40% de los ciudadanos practica algún deporte. En España, en el año 2012, había más de 3,4 millones de licencias deportivas, fundamentalmente de fútbol, baloncesto, caza, golf, escalada/montaña, judo y tenis. De ellas, más de 576.000 correspondían a Andalucía. En ese mismo ejercicio las federaciones españolas participaron en casi 2.700 competiciones nacionales y 1.905 internacionales y realizaron 942 concentraciones. Imaginemos qué movimiento de personas tuvo tal grado de actividad.

La encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur) puede darnos algunas pistas de la importancia del turismo deportivo. En 2012 más de 3,3 millones de turistas asistieron a algún espectáculo deportivo durante su viaje por España y para más de 2,4 millones el viaje tuvo como motivación principal el deporte. Los turistas españoles que viajan por una motivación deportiva gastan 230 euros por persona y viaje, sumando 532 millones de euros. Por su parte, los extranjeros que realizan actividades deportivas tienen un gasto de 1.075 euros por persona y viaje, un total de 9,7 millones de euros.

Tenemos un ejemplo reciente que evidencia la vinculación entre turismo y deporte en Málaga: la pasada temporada el principal equipo de fútbol de la ciudad, el Málaga CF, jugó la Champions League. Pues bien, según la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (AEHCOS), cada partido disputado en casa dejó en la ciudad unos 300.000 euros, a los que habría que sumar otros 300.000 del gasto en bares y restaurantes. Esto hace un total de 3,6 millones de euros. Hay que tener en cuenta que cada vez que se celebraba un partido de Champions la venta de plazas hoteleras se incrmentaba un 30%, lo que no es un mal dato teniendo en cuenta que todos se celebraron en otoño e invierno, cuando la estacionalidad es mayor.

Lo mismo sucede estos días con la Copa del Rey de Baloncesto. Según los cálculos de la Consejería de Turismo y Comercio de la Junta de Andalucía, el impacto directo de este evento es de unos tres millones de euros y el indirecto roza los veinte millones. A ello hay que sumar ese impacto difícil de medir pero igualmente importante: la promoción turística. El nombre de la ciudad está sonando estos días por todo el mundo. Creo que queda, por tanto, más que justificado el esfuerzo realizado por todas las administraciones públicas para que eventos de este tipo se celebren en la ciudad. franciscompastor@gmail.com

Posteado por: franciscopastor | enero 17, 2014

Málaga va a sonar con fuerza este año en FITUR

malaga1

Es ya una tradición. En mi caso, desde 2001. Llegando mediados de enero, toca hablar de Madrid y de turismo. Toca hablar de FITUR. Y este año más que nunca porque el nombre de Málaga se va a escuchar bastante en la capital. No en vano, nuestra ciudad  va a reforzar este año su presencia en la Feria Internacional de Turismo para consolidar las cifras que la han convertido en el destino urbano que más crece en toda España. Para ello, Málaga apostará por la promoción que le está dando tan buenos frutos: una oferta segmentada, adaptada a todos los perfiles de turistas que cada año visitan la ciudad. En este sentido, la presencia de Málaga en FITUR apostará por los segmentos de cultura, cruceros, idiomas y congresos, convenciones e incentivos, tradicionales pilares del turismo de la ciudad; pero no olvidará tampoco otras ofertas, como la naturaleza, la gastronomía o las compras.

El concejal de Cultura, Turismo y Deporte, Damián Caneda, ya recordó ayer que desde el punto de vista turístico, Málaga vivió en 2013 un año histórico. No en vano, a falta de cerrar los datos de diciembre, los hoteles de la ciudad alojaron el año pasado a casi un millón de viajeros. Estos turistas realizaron casi dos millones de pernoctaciones, una cifra que nunca antes se había alcanzado en nuestro destino turístico. Es más, las estancias hoteleras crecieron más de un 7%, un incremento que supera en dos puntos incluso las previsiones más optimistas realizadas a principios de año.
Para ello, ya en vísperas de la inauguración oficial de la feria, Málaga celebrará un acto en el palacio de Linares, sede la Casa de América, para presentar la nueva plataforma malagaturismo.com.

El nuevo portal, que estará disponible en siete idiomas, refuerza y renueva su imagen a través de un diseño que reúne las características de claridad, utilidad y atractivo visual, con el fin de facilitar las visitas y destacar el atractivo de los recursos turísticos de la ciudad. Coincidiendo con el lanzamiento de la nueva web, el Área de Turismo pondrá en marcha la acción promocional ‘Málaga me gusta’, basada en las experiencias de los turistas, los momentos vividos por estos en la ciudad y las posibilidades turísticas que ofrece nuestro destino.

La agenda institucional está repleta de actos durante todos los días de la feria. Así, el miércoles 22, tras la inauguración oficial por parte de los Príncipes de Asturias, el alcalde renovará el acuerdo de colaboración con la compañía Turkish Airlines gracias al cual Málaga se está promocionando en los mercados de media y larga distancia de Europa y Asia. Posteriormente, se presentará la asamblea general de Spain DMC, que reunirá en nuestra ciudad a los principales gestores de destinos.

El jueves día 23 el alcalde recogerá de manos de la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, la galardón que acredita a Málaga como la mejor ciudad del Sistema Integral de Calidad Turística en Destino (SICTED). Posteriormente, en el expositor se presentará el proyecto ‘Andalucía Romántica’, que aglutina en un mismo producto las ofertas del Museo Carmen Thyssen, el Museo del Vino y el Museo de Artes y Costumbres Populares; y la exposición ‘Trilogy’, que se celebrará en el Museo Automovilístico de Málaga. La agenda de ese día incluye también una reunión con las autoridades turísticas de San Petersburgo, ciudad con la que málaga tiene firmado un acuerdo de colaboración.

El viernes 24, última jornada profesional de la feria, se presentará la quinta edición de la maratón Cabberty Ciudad de Málaga y el programa de actos del Carnaval, una fiesta que también tendrá presencia durante las jornadas del fin de semana, dedicadas al público final. Estos días actuarán en el expositor de la ciudad la comparsa ‘Los fotógrafos’ y la murga ‘Los muáriscos’, ganadoras del concurso del año pasado.

Además de las presentaciones institucionales, la delegación malagueña tiene previsto realizar este año en Fitur un total de 60 citas con touroperadores, agentes de viajes, responsables de excursiones de navieras, directivos de compañías aéreas, organizadores profesionales de congresos, empresarios hoteleros o directores de las Oficinas Españolas de Turismo (OET). Entre los contactos que se mantendrán estos días destacan los que tendrán lugar con compañías tan importantes como NCL, Sea Dream, Volotea, Thomas Cook, SEMBO, TUI Nederland, Dertour, Geotura, Jet2 Holidays, Tumlare, Studisus u Olimar Reisen. De este modo, el Área de Turismo basará su estrategia de promoción en la feria madrileña en siete líneas de trabajo:

-Sesiones de trabajo con operadores que comercializan el destino Málaga desde mercados maduros: estas citas servirán para analizar el estado de salud del destino y las expectativas para el presente ejercicio.

-Reuniones con operadores que comercializan el destino o son potenciales comercializadores desde mercados emergentes: en estas citas se persigue cerrar viajes de familiarización e inspección del destino, además de dar a conocer la cartera de productos que actualmente comercializan desde Málaga agencias recepctivas.

-Citas de trabajo con mayoristas y minoristas nacionales para establecer acuerdos de colaboración para la comercialización de productos vinculados al destino y/o para el diseño de nuevos productos que se ajusten a las preferencias del turista dentro de los segmentos que definen al destino Málaga.

-Encuentros con importantes receptivos que trabajan en la Costa del Sol, con los que se puede llegar a acuerdos para la comercialización de Málaga ciudad, principal complemento de la oferta de sol y playa de la provincia.

-Citas con compañías aéreas que tienen vuelos directos a Málaga: el objetivo de trabajo de estos encuentros servirá para conocer el número de asientos disponibles y su reparto entre operadores y mayoristas.

-Encuentros con las oficinas españolas de turismo (OET) en el extranjero con el fin de cerrar acciones de promoción y comercialización que pueden ser incluidas en los planes de marketing de estas oficinas.

-Encuentros de trabajo con navieras para seguir avanzando en la estrategia de que Málaga sea un importante puerto base del Mediterráneo.

 

 

Posteado por: franciscopastor | diciembre 31, 2013

Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 8.700 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 3 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Posteado por: franciscopastor | diciembre 18, 2013

Temporada Alta os desea una Feliz Navidad

la foto-5

Está de moda escribir contra la Navidad. En los círculos intelectuales y artísticos se lleva hablar mal de estas fiestas. Me he encontrado con gente que se cuestiona cómo podemos celebrar nada con lo mal que está todo mientras se toma una copa de champán tras otra. El paro, dicen, la inflación, el IBEX, la reforma laboral, Cataluña, los gobiernos de uno y otro signo, la corrupción, el laicismo… nada hay que invite a celebrar. Si estas fiestas las han inventado los centros comerciales. Si hasta el Gobierno aprovecha el Sorteo de Lotería de Navidad para recaudar y llenar más las arcas de Hacienda.

Pese a la crisis, aunque callados, hay otros que reducen la Navidad al derroche y al consumismo. Miden su felicidad en Navidad por el número de comidas que llevan. Y cuanto más caras, mejor. Que eso de reunirse con los amigos por el simple hecho de hacerlo no tiene ningún sentido. Si no gastamos más de 50 euros por cabeza, a qué vamos a reunirnos. Qué cenas en Nochebuena, cuántos décimos llevas este año, a dónde te vas en Nochevieja, qué has comprado, qué te han regalado… a ver si llegan ya las rebajas. Todo es medible y cuantificable.

Y, claro, en medio está la gran mayoría. La que no está ni con unos ni con otros. La que sabe que aunque se haya desprestigiado con el consumismo la Navidad es otra cosa. La que entiende que incluso en momentos difíciles hay cosas que celebrar en la vida. La que se entristece porque nota la ausencia de seres queridos en su mesa pero se abre a la esperanza. La que sabe que el espíritu de la Navidad no lo inventó Disney, aunque ver una película de Disney en una tarde de Navidad también puede acercarse a la felicidad. Porque al final, la Navidad existe. Sí, sorpréndanse los pesimistas, los consumistas, los agoreros, los intelectualoides, los ricos que son tan pobres que sólo tienen dinero… la Navidad existe. Yo la acabo de reduscubrir al recibir la mejor noticia del mundo. Feliz Navidad a todos. De todo corazón. franciscompastor@gmail.com

Posteado por: franciscopastor | diciembre 11, 2013

Cinco días en el País Vasco (y V): San Juan de Gaztelugatxe

la foto-5

Nuestro periplo en el País Vasco termina con la visita a algunos de sus símbolos más destacados: la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, en el plano religioso; y la Casa de Juntas de Guernica, en el plano político. El último día de nuestra escapada veraniega a Euskadi incluye, por tanto, historia, tradiciones y, cómo no, muy bellos paisajes. Fue el azar el que nos empujó a vivir una de las jornadas más bonitas de todo nuestro periplo vasco. Una vez visitadas las tres capitales y parte de la costa vasco-francesa, que eran nuestros objetivos iniciales, no habíamos hecho muchos planes para nuestro último día. Sabíamos, por algunas referencias, que San Juan de Gaztelugatxe era una ermita preciosa en lo alto de un acantilado, cerca de Bermeo. Y que hace algunos años salió en todas las revistas porque en ella se casó Anne Igartiburu. Pero poco más. Pero después de que nos lo recomendaran en nuestro hotel en Vitoria y sabiendo que no estaba demasiado lejos, la elección fue fácil.

Esta vez madrugamos un poco menos, que para algo era domingo. Salimos casi a las once de Victoria rumbo a Bilbao y de allí a la costa vizcaína. El camino no es largo ni pesado, ya que transcurre todo por autopista. Sin embargo, a la entrada a Bilbao nos despistamos y dimos más de un rodeo innecesario. Gracias a las indicaciones de un vecino fuimos capaces de solucionar pronto el entuerto para dirigirnos a Bermeo, el municipio en el que se encuentra la famosa ermita. La llegada a Bermeo, una de los pueblos con más tradición pesquera de todo el norte de España, es impresionante. La carretera, con descensos más que pronunciados, ofrece espectaculares vistas sobre los acantilados y sobre la misma villa, a la que llegamos a la hora del aperitivo. En ningún otro pueblo del País Vasco vimos tanta gente en los paseos ni tantos bares, todos llenos hasta la bandera, con señoras enjoyadas tomando chatos y charlando animadamente. En euskera, por supuesto. Que pocos pueblos hay en esta zona tan ‘vascos’. No en vano ya en época medieval fue conocida Bermeo como cabeza de Vizcaya y en su preciosa iglesia de Santa Eufemia juraban los fueros los Reyes de Castilla. Actualmente lo más bonito de Bermeo son su paseo, el casino y el puerto, desde el que un día ya lejano salían los barcos a la caza de las ballenas.

Después de comer, salimos rumbo a San Juan de Gaztelugatxe, a medio camino entre Bermeo y Bakio. La ermita está bien indicada, tras sortear el cabo de Machichaco. El coche puede dejarse junto a un restaurante, en la cima del acantilado. A partir de ahí, como si se tratara del camino de Santiago, el camino a pie, va atravesando bosques, siempre en línea descendente, hacia el mar. Y cuando menos se espera empieza de nuevo el ascenso, tras atravesar el puente de dos arcos que une la pequeña roca con la tierra firme. La subida a San Juan es pesada, dura, pero merece la pena. Las vistas sobre el Cantábrico abierto, una vez en arriba, son espectaculares. No es de extrañar que la costumbre establezca que hay que tocar la campana de la ermita una vez arriba. Hay que celebrar el ascenso. La iglesia, dicen que del siglo IX, es pequeña, de estilo románico. Pero tiene una magia que sobrecoge. Especialmente cuando el mar ruge con fuerza a los pies. Eso sí, es conveniente -al contrario que nosotros- llevar calzado apropiado y ropa cómoda.

El regreso lo hacemos por la carretera que va a Guernica, municipio en el que terminamos nuestro viaje a tierras vascas, atravesando gran parte de la provincia de Vizcaya. Después de un paseo por el pueblo y de comprar unos dulces típicos nos dirigimos al que ha sido el corazón de la villa desde hace siglos: la Casa de Juntas, junto al famoso árbol en el que juran su cargo los presidentes del Gobierno vasco como antes lo hacían los señores de Vizcaya. Todo el recinto encierra un gran simbolismo. Desde la propia sala de sesiones a los jardines en los que se encuentra el árbol (tanto el actual como el resto del original). Aquí se respira gran parte de la historia vasca, aunque fieles a su propio carácter los propios ertzainas que vigilan el recinto se encarguen de desmitificar gran parte de las tradiciones que encierra el lugar. Sea como fuere, aquí junto al árbol de Guernica, terminan nuestros cinco días fantásticos por el País Vasco. De camino al aeropuerto sólo nos quedaba ya una breve parada en la basílica de la Virgen de Begoña, a la que, si Ella quiere, le prometemos volver. franciscompastor@gmail.com

Posteado por: franciscopastor | noviembre 20, 2013

Málaga, una ciudad transformada por el turismo

Image

Estos días se ha celebrado en Málaga una importante reunión de la Organización Mundial del Turismo. Este simple hecho da una idea de la importancia turística que nuestra ciudad ha adquirido en los últimos tiempos. Hace años, sencillamente, un encuentro de este tipo habría sido impensable. Echemos un poco la vista atrás…

España vivió un gran desarrollismo durante los años 60 del pasado siglo. Muchos habitantes del interior abandonaron sus municipios y se dirigieron a las grandes ciudades en busca de mejores oportunidades. En Málaga, como en otros muchos lugares, este fenómeno trajo aparejado una gran expansión urbana. El crecimiento, sin embargo, se realizó en aluvión, demasiadas veces sin mucho orden y con no mucho respeto al patrimonio. La periferia crece al tiempo que el Centro Histórico se ve condenado a la degradación y al progresivo abandono de sus habitantes.

El negocio turístico de la capital se concentra en la barriada de Torremolinos, que aglutina la mayor oferta hotelera del país. Para la mayoría de los turistas el nombre de Málaga no es más que el del aeropuerto al que llegan para posteriormente dirigirse a su lugar de descanso en la Costa del Sol. En 1988, además, la barriada de Torremolinos se independiza de Málaga, por lo que el negocio turístico de la capital desciende prácticamente al nivel 0. A principios de la década de los 90 la ciudad no tenía el más mínimo atractivo turístico y hay incluso guías que recomiendan a los viajeros obviar el destino.

La ciudad se encuentra entonces con la necesidad de diseñar su futuro, de repensar sus estrategias. Fruto de ese consenso entre todos los grupos políticos, agentes sociales y económicos o promotores culturales surgió el primer plan estratégico de Málaga, que estuvo vigente entre 1992 y 1996. Ese primer plan se centró en el desarrollo de las infraestructuras del transporte y las comunicaciones y apostó principalmente por hacer de Málaga la capital económica y tecnológica de Andalucía.

Desde el punto de vista turístico, sin embargo, el plan incluyó entre sus cinco líneas de actuación una destinada a turismo. Realmente, era más un anhelo que una realidad, pero gracias a ese impulso se pusieron en marcha algunos planes de promoción de eventos y del turismo de cruceros, además de algunas primeras actuaciones de remodelación urbana. En cualquier caso, el segundo plan (2001-2006) será el de la verdadera transformación turística de Málaga.

Este proyecto apuesta de forma decidida por el turismo. Para ello, se defiende la integración del Puerto en la ciudad. Además, Málaga se concibe como un inmenso espacio cultural, como el vértice del transporte internacional en el sur de Europa y, en definitiva, como una ciudad que quiere ser un gran destino turístico. La idea estaba clara. Era el momento de materializarla. En la última década, Málaga no es que haya contado con un proyecto estrella para proyectarse como ciudad turística, ha contado con muchos, todos ellos destinados a desarrollar recursos culturales, urbanos y naturales y en poner en marcha buenas infraestructuras de comunicación.

Desde entonces, Málaga se ha transformado. Hoy, la ciudad cuenta con uno de los aeropuertos más modernos de Europa, con capacidad para recibir hasta 30 millones de pasajeros al año. Málaga está unida ahora por alta velocidad con todas las grandes ciudades de España; las nuevas estaciones marítimas han hecho de la ciudad el segundo puerto de la Península más importante para el tráfico de cruceros; además, el Centro Histórico se ha transformado con una política que ha apostado por la rehabilitación de monumentos y lugares de interés y la peatonalización de las principales calles de la ciudad; hoy, la ciudad cuenta con una treintena de espacios museísticos de primer orden, como el Museo Picasso, que sirvió para situar Málaga en todo el mundo como la ciudad natal del genial pintor; o el Museo Carmen Thyssen o el Museo Automovilístico, uno de los más importantes del mundo. En esa idea de transformación no podemos olvidarnos tampoco de la puesta en marcha del Palacio de Ferias y Congresos, que abrió las puertas de la ciudad para este importante segmento.

Lógicamente, también en el plano promocional se han producido cambios. Valgan sólo algunos ejemplos: en el año 2003 se alojaron en los hoteles de Málaga poco más de 400.000 viajeros. Al cierre de este año, una década después, lo hará un millón. Las pernoctaciones han pasado de 860.000 en 2003 a dos millones este año. El número de hoteles se ha multiplicado por dos y actualmente hay abiertos en la ciudad más de 60 establecimientos, con casi 10.000 plazas hoteleras. La estancia media, y ese es un dato importante para un destino especializado en ‘city break’, supera los dos días, como en los grandes destinos urbanos de España.

Así, el turismo volvió el año pasado a batir cifras de récord en Málaga ciudad y creció incluso por encima de las previsiones más optimistas. De hecho, por primera vez, Málaga se ha convertido en el municipio de la provincia con mayor número de turistas alojados en hoteles. De esta forma, Málaga fue el año pasado el segundo destino urbano de España que más creció, sólo por detrás de Bilbao, y por delante de Córdoba (4,05%), Sevilla (-1,33%), Zaragoza (-2,40%), Madrid (-2,79%), Granada (-2,80%), Valencia (-3,74%) o Barcelona (-3,80%). Málaga creció también más que la media de la provincia (-0,28%), más que el conjunto de la comunidad autónoma (-2,69%) y más que la media de España (-2,57%).

Estos datos fueron posibles gracias al extraordinario comportamiento de los mercados turísticos internacionales. Por segundo año consecutivo, la cifra de extranjeros alojados en los hoteles de la ciudad ha superado a la de nacionales, lo que consolida la tendencia a la internacionalización del destino iniciada en ejercicios precedentes. En concreto, en 2012 se alojaron en los establecimientos hoteleros de la capital un total de 495.567 extranjeros, lo que supone un incremento del 8,01%.

Cuatro segmentos han sido claves en esta transformación: el turismo cultural, el turismo de congresos, convenciones e incentivos, el turismo de cruceros y el turismo idiomático, pero además la ciudad no se ha olvidado de otros sectores que aun siendo hoy minoritarios suponen un evidente complemento para hacer de Málaga un destino multisegmento, capaz de satisfacer las necesidades de todos los turistas, como son el turismo de compras o el turismo de naturaleza.

La historia del turismo en la ciudad de Málaga es la historia de un éxito. Pero no es un éxito ya concluido. Actualmente, según los datos referidos al ejercicio 2012, el impacto directo del turismo en Málaga es de 651 millones de euros, cifra que asciende a 987 millones si se tiene en cuenta también el impacto indirecto. De hecho, los malagueños tienen una conciencia cada vez más clara de que la ciudad, ahora sí, vive del turismo. De forma directa, la industria turística da empleo en la ciudad a unas 9.500 personas, cifra que llega hasta las 13.000 si incluimos otros sectores también relacionados con este segmento. Y todo parece indicar que la importancia del sector turístico en Málaga será cada vez mayor.

De hecho, según los datos de los que disponemos en el Área de Turismo, hacia el año 2020 Málaga contará con unos 80 establecimientos hoteleros, un 30% más que en la actualidad. De esta forma, se prevé que a finales de la presente década el número de plazas hoteleras supere las 13.500, un 42% más. Este aumento de la oferta irá unido a un incremento aún mayor de la demanda: para el año 2020 está previsto que se alojen en los hoteles de la ciudad 1,34 millones de turistas, lo que supone un incremento del 41% en siete años,. Este incremento va en la línea de lo previsto por la Organización Mundial del Turismo (OMT), que augura que el sector turístico crecerá un 40% en todo el mundo. Además, si el año pasado estuvieron en málaga 3,34 millones de visitantes (entre turistas y visitantes), en 2020 se superarán los cinco millones. franciscompastor@gmail.com

 

Posteado por: franciscopastor | septiembre 30, 2013

Cinco días en el País Vasco (IV): Vitoria

Frente al Portalón, en Vitoria-Gasteiz.

Frente al Portalón, en Vitoria-Gasteiz.

Para esta cuarta jornada en el País Vasco no teníamos un destino muy claro. Finalmente nos decidimos por Vitoria, a pesar de que habían sido muchas las voces que nos habían dicho que en la capital alavesa no había mucho que ver. No le hicimos caso y, desde luego, acertamos. Vitoria-Gasteiz es una ciudad preciosa, con muchísimas cosas para ver y mucho más para hacer.

Al ser sábado, nos levantamos un poco más tarde que en las jornadas anteriores. Eso sí, el desayuno, abundante y reposado, no lo perdonamos. Casi a media mañana salimos de San Sebastián en dirección a Vitoria. De nuevo, la mitad de camino, por autopista. La otra mitad, por la carretera nacional. Las dos vías ofrecen paisajes maravillosos, sorteando los enormes valles que separan Vizcaya del resto del País Vasco por medio de espectaculares túneles y viaductos.

El paisaje de Álava es totalmente diferente al del resto de la comunidad. Y el clima también. Mucho más frío. En pleno mes de agosto tenemos que sacar ya algo de abrigo. El hotel, que reservamos por internet mientras íbamos de camino, está bien situado, justo enfrente de la catedral de María Inmaculada, la Catedral Nueva de Vitoria. El NH Canciller Ayala tiene muy buen precio y unas excelentes prestaciones. Además, tiene aparcamiento, lo que nos facilita mucho las cosas.

Nuestro paseo empieza frente al hotel. Sólo hay que atravesar el parque de la Florida para llegar al centro de la ciudad: la plaza de la Virgen Blanca. Éste es el corazón mismo de Vitoria. En todos los sentidos. Aquí está la iglesia de San Miguel, una de las más antiguas de la ciudad, donde se conserva la imagen de la patrona. Pero al lado están también los Arquillos, un paseo elevado, con pórticos de gran valor, el palacio de Villa Suso, la iglesia de San Vicente, o la plaza de España, en la que se encuentra el Ayuntamiento.

La parte más antigua del centro histórico de Vitoria se encuentra elevada sobre una loma, a la que se accede por algunos de los múltiples cantones -empinadas cuestas- que llevan hasta la Catedral de Santa María, la Catedral Vieja, popularizada por Ken Follet en Un mundo sin fin. Aunque está previsto que este mismo año se abra al culto, el antiguo templo está aún en restauración, aunque un plan novedoso -Abierto por Obras- permite visitar la rehabilitación, subir a la torre y adentrarse en las entrañas mismas de la iglesia. La visita, desde luego, merece la pena. Se trata de un didáctico viaje a un tiempo en el que las ciudades -como la antigua Gasteiz- ponían todo su empeño en tener la mejor catedral.

Justo en frente de la Catedral se encuentra El Portalón, una de las posadas más antiguas de la zona. Tomarse un buen vino y probar un plato de morcilla, como si estuviéramos en la Edad Media, es una experiencia única. Como lo es recorrer algunas de las calles del centro, con sus múltiples palacios, iglesias y casas solariegas. Y es que, aunque algunos se empeñen en decir que en Vitoria no hay nada que ver, a nosotros Vitoria nos encantó y recomendamos su visita. Sin lugar a dudas. franciscompastor@gmail.com

Posteado por: franciscopastor | septiembre 17, 2013

Cinco días en el País Vasco (III): de San Sebastián a Biarritz

Una de las calles de la Parte Vieja de Fuenterrabía.

Una de las calles de la Parte Vieja de Fuenterrabía.

La tercera jornada en el País Vasco empieza tempranito. Nuestro recorrido por Euskadi no se limita sólo a la parte española del País Vasco. Queremos conocer también algunas de las localidades más famosas al otro lado de la frontera. Tras desayunar en la plaza de San Francisco, muy cerquita de nuestro hotel en Gross, nos dirigimos al aparcamiento del Kursaal, que es donde tenemos el coche. Pero antes hacemos una breve parada. La Parte Vieja de San Sebastián tiene dos preciosas iglesias que solamente abren por las mañanas o en horario de misa. Es, por tanto, el momento de visitar la iglesia de San Vicente y la basílica de Santa María. 

El primero de los templos, gótico del siglo XVI, es uno de los pocos edificios antiguos de San Sebastián que se salvó del incendio que sufrió la ciudad en agosto de 1813, en plena Guerra de la Independencia. El edificio, espectacular, conserva retablos de gran valor y un gran número de imágenes destacables. Al final de la calle 31 de de agosto se encuentra la basílica de Santa María. Esta iglesia, del siglo XVIII, destaca por su enorme fallada barroca, desde la que se ve, en línea recta, la Catedral del Buen Pastor, en pleno centro de la ciudad. En la basílica, merece la pena deleitarse con el altar mayor, de Diego de Villanueva, que acoge la pequeñísima imagen de la Virgen del Coro, patrona de San Sebastián.

Visitadas las dos iglesias, es hora de ponerse en camino. Nuestra primera parada será Fuenterrabía (cada vez más conocida únicamente por su nombre oficial, Hondarribia). Este bellísimo pueblo de pescadores está bien cerca de la capital guipuzcoana, a tan sólo 25 minutos por autopista. Pocos pueblos hay más pintorescos que éste. Merece la pena deleitarse en la Parte Vieja, que se corresponde con el antiguo pueblo amurallado. Todo en esta zona es monumental, fruto de la rica historia que ha tenido siempre Fuenterrabía. Entre las decenas de palacios, merece la pena destacar el de Carlos V (hoy convertido en parador de turismo), la conocida como Casa de Juana la Loca o el palacio de Zuloaga. Pero hay mucho más: la puerta de Santa María, el castillo de San Telmo, la propia Casa Consistorial... Si se tiene tiempo suficiente no hay que perderse tampoco el Arrabal de la Marina, la parte pesquera, donde se puede comer en alguno de los muchos restaurantes abiertos en tradicionales casas pintadas con vivos colores y adornadas con macetas.

Nosotros, sin embargo, no comimos aquí. Nuestro objetivo era hacerlo en San Juan de Luz, aunque finalmente  lo haríamos en Biarritz. La frontera francesa está bien cerca de Fuenterrabía, a tan sólo un kilómetro. Antes, hay que pasar por algunos de los barrios de la periferia de Irún, llenos de tiendas y bares de carretera, como el Faisán, tan presente estos días en los medios de comunicación. Hoy en día se tarda mucho menos en entrar en Francia por la carretera nacional que por la autopista. Evidentemente ya no hay ningún tipo de control fronterizo, pero si se entra por la autopista hay que pagar peaje y eso, en un lugar de gran tránsito de camiones, dificulta mucho el paso.

El paisaje en el País Vasco francés no es muy diferente al de Guipúzcoa. Todo aquí es de color verde, salpicado por los empinados tejados de los caseríos. Un error a la hora de leer las indicaciones nos llevó a pasar San Juan de Luz, por lo que nos dirigimos directamente a Biarritz por la carretera que llega hasta Bayona. Biarritz es a Francia lo que San Sebastián a España. La primera la puso de moda como ciudad para los baños y el descanso la emperatriz Eugenia de Montijo. La segunda, la reina Victoria Eugenia. Llegamos prácticamente a la hora de comer, por lo que nos dirigimos directamente a la Gran Playa, en la que se encuentran el Hotel del Palacio (Hotel du Palais), que fue mandado construir por la emperatriz, y dos casinos que la hicieron mundialmente famosa, Barrière y Bellevue. En la terraza de este último, frente al mar, disfrutaríamos de un delicioso almuerzo a base de mariscos y a muy buen precio.

Tras el café, dimos un más que agradable paseo por el antiguo puerto de pescadores, entre las murallas, hasta la Costa de los Vascos. Esta zona es una de las de mayor encanto de Biarritz. Tampoco hay que perderse la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, encaramada a la parte más alta de la ciudad; o la de San Martín, del siglo XII. A media tarde, salimos para San Juan de Luz. Es verdad que el pueblo es precioso, pero quizá tenía unas expectativas demasiados elevadas. O quizá me había gustado tanto Biarritz que cualquier otro pueblo de la zona iba a parecerme menor. La cuestión es cuando llegamos había tal cantidad de turistas que a duras penas se podía pasear por las calles, por lo que no puedo decir demasiado de esta localidad. Algún día espero volver. Eso sí, con menos gente, a ser posible. franciscompastor@gmail.com 

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.765 seguidores